Date of Award

5-19-2013

Document Type

Honors Thesis

Department

Spanish

First Advisor

Héctor Reyes Zaga

Language

Spanish

Abstract

Se dice que la literatura sirve como un espejo de la sociedad en la que se radica. Y al analizarla, es posible identificar los rasgos sociales que sobresalieron en el momento de escribir. Como estudiante de antropología, siempre me ha cautivado esta cualidad de la literatura, que las obras nos ofrecen no solamente cuentos divertidos sino también la oportunidad de acercarse a otra sociedad de otro momento en otra parte del mundo. Pero es importante no olvidarse de que estos trabajos literarios no simplemente aparecen; están, obviamente, escritos. Entonces tenemos que considerar los papeles que tienen los autores en crearlos—son ellos los que formulan los temas, los personajes y las resoluciones. Entonces la literatura sí puede servir como un espejo, pero el autor es él que lo dirige y, por eso, es él que da forma a la imagen que la obra presenta. Además, los autores, como los textos mismos, son productos de la sociedad; cada uno tiene un punto de vista distintivo que depende de las experiencias personales. El hecho de que haya tantas fuentes de influencias que contribuyen al proceso de crear un texto resulta en una gran diversidad literaria—las combinaciones posibles son innumerables. Y a pesar de que cada uno ofrece una perspectiva única que revela otro componente de la sociedad, hay algunos textos que ofrecen retratos sociales más completos y, por eso, imbuyen en los lectores un conocimiento más matizado de otra manera de vivir e interactuarse. Estos son las obras literarias que muestran vívidamente la vida cotidiana en sus variaciones a través de todo el espectro social amplio y, a la misma vez, hacen posible que los lectores se relacionen con las opiniones y perspectivas que, juntas, forman las obras.

COinS